04 febbraio 2013

Hasta pronto, mi Lima albaricoque.

Nada de Lima limón: Lima es mi ciudad albaricoque, y para los demás es la ciudad gris.
Albaricoque es la luz que la envuelve como mariposa en su capullo en la mañana.
Albaricoque es la luz que la sumerge a la puesta del sol.

Lima albaricoque querida, te comí a mordiscos día trás días, y tú a mi.
Me voy llevándome tu sabor a fruta y tu líquida luz de almíbar.
A otros les dejaremos el gris, la niebla, la humedad, el moho, el olor a basura.
La memoria, por suerte, es un soporte falaz.


Posta un commento